Personas & cultura

#visionzero

Entre oportunidad y estrategia

minutos tiempo de lectura
El crecimiento sería inconcebible sin la movilidad. Todavía, 1.2 millones de personas mueren en accidentes de tráfico cada año. La seguridad vial es un asunto global –y, sin embargo, diferente en todas partes.
Christine Kordt, agosto 08, 2017
author_image
Christine Kordt Este periodista de Colonia es un apasionado de todos los aspectos de la movilidad desde hace 20 años. Cuando no trabaja, le gusta explorar caminado el paisaje que la rodea.
La pintura se despega de la choza de madera en medio del asentamiento residencial africano. Un niño en camiseta sin mangas sale con su mochila y saluda a su amigo. Ellos corren juntos a través del polvoriento laberinto de chozas y otros dos niños se unen a ellos –este es el camino a la escuela en Sudáfrica. Un tráfico intenso pasa a gran velocidad delante de ellos en la carretera principal de cuatro carriles. El primero cruza corriendo y llega hasta la mediana. Los otros logran también cruzar gradualmente. ¿Semáforos, pasos de peatones, guardia de cruces escolares, o vehículos que reducen la velocidad debido a los niños? Aquí no hay.

En el cortometraje " Salve la vida de los niños " del célebre director francés Luc Besson, los protagonistas logran llegar al colegio sanos y salvos. Ciertamente, esto no es nada seguro: cada día, 500 niños de todo el mundo mueren en el tráfico rodado. En los países en desarrollo, en particular, el número de víctimas está aumentando a la par con la tendencia de motorización creciente. ¿Qué se puede hacer para dejar de tener que lamentar 1.2 millones de muertes por accidentes de tráfico y alrededor de 50 millones de lesiones graves cada año? ¿Qué protege a los peatones y ciclistas, así como a los ocupantes de vehículos? ¿Sistemas de asistencia y conducción autónoma? ¿O tal vez límites de velocidad, glorietas y carriles para bicicletas?
Mientras que en muchos países de África circulan por las vías vehículos destartalados y con neumáticos desgastados, en los países altamente desarrollados es una cosa natural que los vehículos nuevos estén equipados con ESC y bolsas de aire. El objetivo de la campaña mundial liderada por NCAP "Stop the Crash" –en la cual también ZF está involucrada– es darles a los países de todo el mundo acceso a la tecnología de seguridad. Según David Ward, presidente de la campaña: "Reglamentar por ley la instalación de tecnología de seguridad es la mejor forma de reducir el número de muertes por accidentes de tráfico".
500

Una batalla por la supervivencia en Nigeria

Una batalla por la supervivencia en Nigeria

Con 20.5 muertes en accidentes de tráfico por cada 100,000 habitantes, las carreteras de Nigeria son muy inseguras. A modo de comparación, 10.8 personas mueren por cada 100,000 habitantes en los Estados Unidos, 4.3 en Alemania y 2.8 en Suecia.
La movilidad en Nigeria significa carreteras y vehículos con poco mantenimiento, muchas motocicletas y áreas escasamente reglamentadas para peatones –en otras palabras, el tráfico es una batalla por la supervivencia. En el 29 por ciento de los accidentes mortales, la causa es la velocidad excesiva. Apenas el 60 por ciento de los motociclistas usan casco, a pesar de que está prescrito por la ley. Casi no hay controles de tráfico. La actitud está enraizada en la cultura y es de carácter fatalista: la supervivencia está predestinada y, por consiguiente, es una cuestión del destino más que del comportamiento.
Muchos países en desarrollo y emergentes tienen deficiencias en seguridad vial.

Gente que no usa el cinturón de seguridad y alta tecnología

Gente que no usa el cinturón de seguridad y alta tecnología

Pero también hay espacio para la mejora en países industrializados. Un número particularmente alto de conductores de vehículos muere en los Estados Unidos –casi cuatro veces la cifra de Suecia, en proporción al tamaño de la población. Frecuentemente, la causa es un acto individual indebido: los Estados Unidos están en el antepenúltimo lugar dentro de los países industrializados en cuanto al uso de los cinturones de seguridad y el 38 por ciento de los niños muertos en vehículos no tenían abrochado el cinturón de seguridad. Los conductores distraídos por los teléfonos celulares son ahora la causa de uno de cada diez accidentes.
Según la Dra. Debra Houry, directora del National Center for Injury Prevention and Control en los Estados Unidos: "Otros países con altos ingresos tienen mejores resultados, así que nosotros también podemos mejorar las cosas". Ella recomienda abrocharse el cinturón de seguridad, evitar el alcohol y mantenerse en los límites de velocidad. Al mismo tiempo, los Estados Unidos están poniendo su fe en la alta tecnología: Columbus, Ohio, ha sido premiada con el estatus de "Smart City" en una competencia. Allí se está integrando por primera vez tecnología innovadora en el sistema de tráfico, incluyendo vehículos autónomos e interconectados, así como sensores inteligentes.
En marzo de 2016, prácticamente todos los fabricantes de vehículos se comprometieron a instalar asistentes de frenado automático de emergencia hasta 2022 en todos los automóviles construidos para el mercado americano. Otros programas están examinando el potencial de los sistemas basados en el vehículo, tales como la advertencia de colisión basada en radar y opciones para la comunicación vehículo a vehículo.

Persiguiendo una visión meticulosamente

Persiguiendo una visión meticulosamente

Las cosas son completamente diferentes en Escandinavia. El hecho de que Suecia lleve ahora el liderazgo en materia de seguridad vial se debe principalmente a la filosofía de la Vision Zero, con la cual el país ha estado comprometido desde finales de los años 1990: como las personas cometen errores, el entorno se debe adaptar como corresponda. Resultados de la implementación consecuente de la filosofía incluyen la separación estructural de las direcciones opuestas de tráfico en las autopistas, carriles separados para peatones y bicicletas y zonas de juego sin vehículos. Si no es posible separar las diferentes áreas, la seguridad de los peatones tiene prioridad sobre el tráfico de vehículos. Junto con otras medidas, ha sido posible reducir así considerablemente el número de conductores de vehículos heridos gravemente fuera de las ciudades. Además, casi el 100 por ciento de los ocupantes usan cinturones de seguridad.
Países industrializados modernos utilizan alta tecnología para hacer segura la movilidad.

Vision Zero

Vision Zero

Vision Zero – ninguna muerte por accidentes de tráfico – esto ha evolucionado de ser un objetivo restringido regionalmente, para convertirse en un objetivo global. Independientemente de las estrategias individuales para su implementación, son necesarias dos cosas para alcanzar el objetivo: medidas reglamentarias implementadas consecuentemente y saltos cuánticos hacia adelante en el área de la seguridad del vehículo. Esto puede tomar la forma del pitido de advertencia cuando un ocupante no se ha abrochado el cinturón de seguridad o sistemas de asistencia apoyados por sensores.
También ZF se ha propuesto el objetivo de alcanzar la Vision Zero – y esto en un doble sentido. Porque, junto a un mundo sin accidentes, la empresa también está persiguiendo el objetivo de largo plazo de un mundo sin emisiones.

El producto adecuado para cada mercado

El producto adecuado para cada mercado

La Vision Zero es un objetivo mundial. Cada país debe desarrollar su propia estrategia para alcanzarlo. Brian Loh, vicepresidente de Sistemas de Seguridad Activa, explica cómo ZF puede contribuir aquí.
Como proveedor mundial de sistemas, ¿cómo puede ZF cumplir los diversos requisitos de seguridad de regiones diferentes?
ZF desarrolla productos diseñados para aumentar la seguridad para todos. Nuestra tecnología es escalable, con base en las necesidades del mercado regional. Nosotros atendemos la gama completa de necesidades de seguridad, desde la gama baja hasta la gama alta.
¿Cómo determina ZF las necesidades tecnológicas de cada mercado?
Nosotros monitorizamos constantemente los motores del mercado: las normas legales y los requisitos de los clientes. También participamos en comités de trabajo que desarrollan normativas para una región dada. En Europa, por ejemplo, hay más énfasis en la conducción urbana, mientras que en los Estados Unidos se trata más de larga distancia.
¿Cómo trabajan juntos los reguladores y los líderes tecnológicos como ZF para hacer más seguro el tráfico para todos?
El desarrollo tecnológico está avanzando mucho más rápido que la legislación. Nosotros queremos hacer los vehículos y las carreteras tan rápidos y eficientes como sea posible. Gobiernos como el de Estados Unidos también entienden esto, por lo cual les piden a los fabricantes, por ejemplo, que acepten voluntariamente implementar una función de frenado automático de emergencia hasta 2022.