Tecnología

©alamy
#MobilityLifeBalance

Cada vez más desafíos que nos abruman

minutos tiempo de lectura
Tags: CeroAcidentes, InteligenciaArtificial, #MobilityLifeBalance

Para muchas personas, tener la oportunidad de decidir qué hacer con su propio tiempo es un lujo, lo que lo convierte en una excepción y no en la regla. Cualquiera que no pueda eso se estresa rápidamente.
Achim Neuwirth, julio 01, 2019
author_image
Achim Neuwirth escribe para ZF desde 2011. Se ha especializado en la redacción de textos de todo tipo relacionados con los automóviles: desde automóviles y la tecnología que los impulsa hasta la conducción y el tráfico.
Este supuesto se presenta con frecuencia en los desplazamientos diarios de ida y vuelta al trabajo. Hay que hacer algo al respecto urgentemente. Usar la luz direccional al salir de una glorieta, respetar la distancia mínima al rebasar a un ciclista, prestar atención al tráfico que viene en sentido contrario y al límite de velocidad vigente, y pasar por alto un aviso de desvío, explicando al mismo tiempo al niño que se encuentra en el asiento trasero que no debe desabrocharse el cinturón de seguridad durante el viaje. Un escenario familiar para todos los conductores. Sin embargo, esto también demuestra que conducir un automóvil es, durante la mayor parte del tiempo, cualquier cosa menos una actividad relajada.

La creciente complejidad como asesino de la comodidad

La creciente complejidad como asesino de la comodidad

No obstante, el número de personas que usan un automóvil a diario está aumentando. Especialmente aquellos que recorren más de 25 kilómetros de ida y vuelta a su lugar de trabajo: el 84 % de los empleados en Alemania que tienen que recorrer distancias de entre 25 y 50 kilómetros (dos veces) los días laborables tienden a usar su automóvil. En general, el automóvil sigue siendo el medio de transporte número uno, y eso es cierto para todos. Incluso en el año 2040, seguirá siendo el garante de la flexibilidad en términos de tiempo y lugar.
Sin embargo, cada vez más es una ilusión creer que se puede ir del punto A al punto B de forma rápida y relajada. No es solo la congestión del tráfico lo que consume tiempo. La búsqueda de un lugar de estacionamiento en el destino puede trastocar rápidamente su agenda personal. En Gran Bretaña, por ejemplo, los conductores pasan más de 40 horas al año buscando lugares de estacionamiento. Otro obstáculo para la libertad y el confort de los automóviles es la situación cada vez más compleja del tráfico vehicular. Las señales de tráfico ahora se asemejan a un bosque, uno que ha estado creciendo sin detenerse durante años. En Alemania, cada 28 metros hay una de las cada vez más complejas señales de tráfico. Manejar un automóvil también es cada vez más complejo. Hace años, un interruptor giratorio era todo lo que se necesitaba para operar el aire acondicionado, rápidamente y sin tener que mirar. Hoy en día, los conductores tienen que mirar una pantalla táctil y moverse por los menús y submenús.
© shutterstock
Las situaciones complejas del tráfico vehicular plantean a los conductores múltiples retos

56 metros
de vuelo sin visibilidad
es lo que uno está en peligro si no mira la carretera durante dos segundos a una velocidad de 100 km/h.

El asistente electrónico corrige los errores del conductor

El asistente electrónico corrige los errores del conductor

Los pocos ejemplos anteriores por sí solos muestran cómo la creciente complejidad dentro y fuera del vehículo nos desafía. Si la complejidad y la percepción del estrés siguen siendo factores subjetivos, no cabe duda de lo peligrosa que es la distracción: es la segunda causa más frecuente de accidentes. Después de todo, el 90 % de todos los accidentes tienen su origen en un error humano, con el foco en el conductor distraído. Por lo tanto, los sistemas de asistencia electrónica no solo simplifican la vida de los conductores, sino que también la hacen más segura. Tanto mejor si, al conducir con asistencia, varios sensores en el coche monitorean la situación del tráfico y el nivel de atención del conductor al mismo tiempo. Entonces, el sistema de asistencia puede adoptar contramedidas de manera efectiva antes de que suceda algo.

Ayudantes electrónicos correctamente conectados en red

Ayudantes electrónicos correctamente conectados en red

Esa es la teoría. En la práctica, muchos sistemas de asistencia todavía no son intuitivos o no responden de una forma comprensible. El automóvil suele hacer ruidos extraños, y el cinturón se sacude en el hombro sin que los ocupantes sepan de entrada lo que está sucediendo. El valor añadido de un sistema de asistencia electrónica deja de ser evidente; por el contrario, el propio sistema se convierte en un factor de estrés. Un conductor que está molesto a menudo desactiva un asistente que se percibe como molesto, lo que por supuesto contradice la idea básica.
Sin embargo, también hay muchos conductores que ni siquiera saben qué ayudantes electrónicos tienen a bordo, por no decir de cómo están configurados. Una posible forma de salir de este dilema es conducir de forma más automatizada, así como aprovechar conceptos de cabina de mando y de operación integrados. Si se combinan muchas funciones de asistencia al conductor, los asistentes actúan de forma mucho más armoniosa. Entonces realmente relevan al conductor. El control de crucero de distancia sabe entonces exactamente lo que hace el asistente de mantenimiento de carril y viceversa. Un puesto de conducción que se pueda manejar de forma intuitiva, también contribuye a que las personas y los automóviles platiquen un idioma común y claramente comprensible. Esto es especialmente importante cuando la conducción altamente automatizada requiere una comunicación clara entre la máquina y el conductor.
Muchos conductores ni siquiera saben cómo aprovechar correctamente las ayudas electrónicas de sus vehículos.

Reducir la presión, recuperar el tiempo

Reducir la presión, recuperar el tiempo

El aumento de la automatización también beneficia a los conductores profesionales. Después de todo, el esfuerzo excesivo es ahora un compañero diario para ellos también. Especialmente los conductores profesionales -ya sea de camiones, autobuses, camionetas o taxis- se enfrentan diariamente a las consecuencias del creciente volumen de tráfico, con un número cada vez mayor de viajes, una presión de tiempo cada vez mayor y una escasez de personal cada vez mayor. Los mensajeros de paquetes se ven especialmente afectados en la actualidad. Tienen que entregar hasta 200 paquetes por turno. En las horas pico, ellos mismos contribuyen a la congestión cuando a veces bloquean un carril entero durante la entrega.
Las funciones de conducción automatizada y autónoma aportan enormes ventajas, sobre todo a los conductores de camiones y camionetas en los centros de las ciudades y en los almacenes. Si se aplican correctamente en el vehículo, pueden aliviar a los conductores profesionales de determinadas tareas y cargas de trabajo. Los sistemas inteligentes de entrega ofrecen las mismas ventajas: en el sentido de una logística inteligente, establecen una red inteligente entre el flete, el mensajero y el destinatario. En lugar de sobrecargar, se gana tiempo, un bien de lujo cada vez más valioso.

#MobilityLifeBalance

Con una iniciativa, ZF se centra directamente en las personas con respecto a las ofertas de movilidad, mostrando dónde y cómo se pueden mejorar las cosas.

Artículos relacionados