Tecnología

©shutterstock
#MobilityLifeBalance

La contaminación: un problema persistente

minutos tiempo de lectura
Tags: CeroEmisiones, #MobilityLifeBalance
Las ciudades de todas las partes del mundo están sufriendo las consecuencias de la explosión del crecimiento del volumen del tráfico vehicular. Es un reto, pero no imposible, enfrentarse a la contaminación del aire.
Kathrin Wildemann, julio 01, 2019
author_image
Kathrin Wildemann ha formado parte del Copy Team de ZF de forma permanente desde 2016. En sus artículos en línea e impresos, le gusta cubrir temas relacionados con la movilidad eléctrica y otros que también implican sostenibilidad.
¿Qué hay más lindo que estar al aire libre bajo el sol y bajo un cielo azul? Correr en el parque, jugar a la pelota con los hijos de los vecinos, pasear por la ciudad por la noche y disfrutar de una cerveza en una terraza al aire libre con los amigos al final del día. Sin embargo, algo que debería ser una parte importante en la vida cotidiana se está convirtiendo cada vez más en un peligro para la salud y la vida en muchas ciudades. La materia en partículas, los óxidos de nitrógeno y el monóxido de carbono están literalmente obstruyendo el aire que respiramos en las ciudades alrededor del mundo.

La contaminación: un problema colosal mundial

La contaminación: un problema colosal mundial

Los efectos de las emisiones en la salud son de gran trascendencia. Entre otras cosas, el smog causa enfermedades cardiovasculares y respiratorias, malformaciones fetales durante el embarazo o cáncer. Las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que 4.2 millones de personas mueren todos los años como consecuencia de la contaminación del aire. La situación es alarmante en los países emergentes y en desarrollo. Allí, casi todas las ciudades con una población de 100,000 o más habitantes superan los límites establecidos por la OMS, en algunos casos dramáticamente. En los países industrializados, el panorama es más alentador. Sin embargo, el 56 % de las ciudades de estos países sobrepasan los valores límite. En total, 9 de cada 10 personas del mundo respiran aire que contiene un nivel excesivo de contaminantes.

Los centros de las ciudades se ahogan en las nubes de las emisiones de gases de escape

Los centros de las ciudades se ahogan en las nubes de las emisiones de gases de escape

No es casualidad que la población de las conurbaciones urbanas sea la más afectada. Cada vez más personas viven en las ciudades, y su necesidad de movilidad está llevando la infraestructura de transporte hasta sus límites. Para 2050, dos tercios de la población mundial vivirán en ciudades. Cada vez más automóviles, ciclomotores y camiones estarán congestionando las vías y carreteras urbanas. En el proceso, generan enormes cantidades de gases de escape. Aunque el tráfico vehicular no es de ninguna manera la única fuente de contaminación atmosférica, contribuye en gran medida al problema. La OMS estima que hasta el 50 % de las emisiones de partículas en los países de la OCDE se originan en los tubos de escape de los vehículos con motores de combustión interna.
Otro factor problemático y no menos preocupante es la mezcla poco saludable de óxidos de nitrógeno y partículas: los gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono, son perjudiciales para el clima y responsables del calentamiento global. Según declaraciones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), el tráfico vehicular en 2016 fue el responsable de más del 18°% de las emisiones mundiales.
© getty images
En muchas grandes ciudades, el smog se ha convertido en un compañero diario para sus residentes.

90 por ciento
de todas las personas del mundo respiran aire que contiene niveles de contaminantes que superan los valores límite de la OMS.

Lucha contra el smog y los gases de efecto invernadero con energía eléctrica

Lucha contra el smog y los gases de efecto invernadero con energía eléctrica

Las ciudades y los gobiernos del mundo entero están tratando de combatir la contaminación del aire de muchas maneras diferentes. Por ejemplo, algunas ciudades están imponiendo prohibiciones de tráfico de diferentes tipos. Estas van desde la prohibición de circular de autobuses y camiones diésel en Copenhague hasta el domingo completamente libre de automóviles en Bogotá. Sin embargo, las restricciones no son una solución a largo plazo por si mismas. Lo que necesitamos son alternativas al transporte particular propulsado por motores de combustión interna. La movilidad eléctrica es un planteamiento importante para encontrar una solución. Al fin y al cabo, un accionamiento eléctrico no emite ningún gas de escape durante la conducción, ya sea a bordo de un automóvil exclusivamente eléctrico o en un automóvil eléctrico híbrido. La próxima generación de coches eléctricos híbridos podrá cubrir distancias más largas de lo que ha sido posible hasta la fecha con energía totalmente eléctrica. Se pretende que el motor de combustión interna sea una forma pragmática de propulsión auxiliar para trayectos largos. Obviamente, los accionamientos eléctricos también son una opción interesante para reducir las emisiones de los autobuses urbanos, los camiones de reparto e incluso los de la construcción de una forma sustentable.
Al mismo tiempo, estos pioneros de la ciudad se comprometen con infraestructuras bien desarrolladas en su lucha por mejorar la calidad del aire. Están vinculando el transporte público a la provisión de soluciones para la micromovilidad y la movilidad como servicio. Un ejemplo es Copenhague, con su bien desarrollada red de carriles para bicicletas y bicicletas eléctricas. Ahora, casi la mitad de los trabajadores del centro de la ciudad de Copenhague se desplazan en dos ruedas.
La próxima generación de coches eléctricos híbridos podrá cubrir distancias más largas de lo que ha sido posible hasta la fecha con energía totalmente eléctrica. El motor de combustión interna está concebido como una forma auxiliar de propulsión para trayectos largos.
©getty images
Incluso las personas que usan las infraestructuras de transporte y que no producen emisiones también sufren los gases de escape.

#MobilityLifeBalance

Con una iniciativa, ZF se centra directamente en las personas con respecto a las ofertas de movilidad, mostrando dónde y cómo se pueden mejorar las cosas.

Artículos relacionados