Tecnología

©shutterstock
#MobilityLifeBalance

Seguridad vial: un problema mundial

minutos tiempo de lectura
Tags: CeroAcidentes, Seguridad, #MobilityLifeBalance
Cuando se trata de la seguridad vial, existen diferencias significativas entre países. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) advierte que los vehículos vendidos en el 80 % de todos los países no cumplen las normas de seguridad prioritarias.
Friederike Pater, julio 01, 2019
author_image
Por lo general es cuestión de segundos. En una intersección, el semáforo se pone en verde y un camión empieza a girar a la derecha y atropella a un ciclista que estaba en el punto ciego. Este es solo uno de los muchos escenarios posibles que a menudo terminan fatalmente. En promedio, alguien muere en un accidente de tráfico cada 23 segundos en algún lugar del mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) no solo menciona esta estadística en su último Reporte del Estado Mundial de la Seguridad Vial 2018: un ticker en vivo en el sitio web de la OMS hace una cuenta regresiva de los segundos que faltan para la próxima víctima de un accidente de tráfico y la suma a un total general de víctimas. En 2016, un total de 1.35 millones de personas murieron como consecuencia de accidentes de tráfico. Esto representa un aumento de 100,000 en los últimos tres años.

Las medidas legislativas sientan las bases

El número de muertes por accidentes de tráfico sigue en aumento, en particular en los países de bajos ingresos. Aunque estos países solo representan el uno por ciento de los automóviles de pasajeros del mundo, son responsables del 13 por ciento de todas las víctimas de accidentes de tráfico a escala mundial. Hay muchas razones para ello: muy pocas leyes, infraestructura deficiente, educación insuficiente en materia de seguridad vial y, sobre todo, una falta de normas de seguridad para los vehículos.
"Sabemos lo que hace una buena ley. Tenemos que compartir este conocimiento con otros países que tienen normativas menos exhaustivas. Pero no basta con tener leyes, sino que la gente debe aplicarlas y tenerlas en cuenta", señala Etienne Krug, Director del Departamento de Gestión de Enfermedades no Transmisibles, Discapacidad, Violencia y Prevención de Lesiones de la OMS. Según Krug, la educación vial es necesaria para sensibilizar sobre los riesgos. En muchos países, las personas no siempre usan cinturones de seguridad o cascos. Los padres a menudo son malos modelos a seguir para sus hijos. Por lo tanto, la OMS lanza campañas mundiales de educación vial en las escuelas y otras instituciones educativas. La siguiente estadística del reporte de la OMS demuestra la importancia de estos estándares: el uso del cinturón de seguridad reduce el riesgo de muerte entre los conductores y los ocupantes de los asientos delanteros entre un 45 y un 50 por ciento. Más de 100 países con un total de 5,300 millones de personas cuentan actualmente con leyes sobre el uso del cinturón de seguridad.
"Soy optimista en el sentido de que los países empiecen a actuar y a hacer algo más; después de todo, tiene sentido tanto a nivel humano como económico. Sobre todo, el tema de la prevención será cada vez más importante".
— Etienne Krug, Director del Departamento de Gestión de Enfermedades No Transmisibles, Discapacidad, Violencia y Prevención de Lesiones de la OMS

Objetivos comunes para una mayor seguridad

Los peatones, ciclistas o motociclistas constituyen más de la mitad de todas las muertes en los países de ingresos bajos. La infraestructura debe mejorarse para proteger a los usuarios más vulnerables de la vía pública. Es esencial contar con cruces peatonales más seguros, carriles para bicicletas o incluso medidas para reducir el tráfico. En infraestructuras saturadas, como la ciudad india de Mumbai, con una población de más de 18 millones de habitantes, los microbuses de trayectos cortos que siguen los principios de la Movilidad como Servicio (MaaS) podrían reducir el número de usuarios de la carretera y, a su vez, el riesgo de accidentes.
El uso consecuente de sistemas de seguridad puede ayudar a evitar tales situaciones.

Centrarse en la seguridad insuficiente de los vehículos

"Hay una amplia variedad de factores que necesitan ser mejorados. Esto abarca tanto la atención médica después de un accidente, la calidad de los vehículos y de la infraestructura, como el comportamiento de la personas en las calles", afirma Etienne Krug. Los vehículos vendidos en el 80 % de todos los países no cumplen las normas de seguridad preferentes. El Foro Mundial para la Armonización de los Reglamentos sobre Vehículos de las Naciones Unidas recomienda siete normas de seguridad para los vehículos, que incluyen sistemas activos y pasivos, como el control electrónico de la estabilidad, la protección contra impactos frontales y laterales o la protección frontal de los peatones. Apenas el 40 % de todos los países -principalmente aquellos con un ingreso promedio más alto- han implementado las siete normas. Es por eso que se lanzó la campaña "Stop de Crash": esta recurre a demostraciones en vivo para ilustrar la eficacia de los sistemas de seguridad a los responsables de la toma de decisiones en los países en desarrollo.
23 segundos
Estadísticamente, una persona muere en las calles de este mundo cada 23 segundos.

Los sistemas avanzados de asistencia al conductor refuerzan la seguridad

Estos sistemas de seguridad son ya un requisito para la matriculación de automóviles en Europa. Con un promedio de 49 muertes por cada millón de habitantes, las calles de Europa son, con diferencia, las más seguras del mundo. Sin embargo, la Unión Europea (UE) no logrará su objetivo de reducir a la mitad el número de víctimas de tráfico para 2020. "Visión Cero" es el objetivo a largo plazo: para 2050, la UE pretende reducir el número de fallecidos y heridos graves a prácticamente cero. Para alcanzar este objetivo, la UE persigue un modelo de "sistema seguro" que implique el desarrollo de un sistema de tráfico más capaz de compensar los errores humanos. El plan se basará en gran medida en sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS), como los sistemas predictivos de prevención de colisiones, los asistentes inteligentes de velocidad y los asistentes de ángulo muerto.
En los próximos años, los sistemas de asistencia automatizados y la conducción totalmente automatizada pueden convertirse en herramientas importantes para el tráfico vehicular sin accidentes graves o mortales. El objetivo es que los vehículos en red, equipados con inteligencia artificial y una enorme potencia de cálculo, sean capaces de reconocer situaciones de tráfico y tomar las decisiones correctas.

#MobilityLifeBalance

Con una iniciativa, ZF se centra directamente en las personas con respecto a las ofertas de movilidad, mostrando dónde y cómo se pueden mejorar las cosas.

artículos relacionados